Historias de Vida: La Estatua

Una mujer estaba en la cama con su amante cuando sintió al esposo abrir la puerta principal.
“Rápido -le dijo- párate en el rincón”.
Luego le frotó rápidamente aceite de bebé en el cuerpo y lo espolvoreó con talco.
“No te muevas hasta que yo te lo diga -le susurró- Solo pretende que eres una estatua”.
– “¿Qué es esto amor?” le preguntó su esposo cuando entró al cuarto.
“Ah, es una estatua -le contestó ella- Los Rodríguez compraron una para su dormitorio y me gustó tanto que compré una para nosotros”
Nada más se dijo acerca de la estatua.
Alrededor de las 2 am, el esposo se bajó de la cama, fue a la cocina y regresó con un sandwich y un vaso de leche. 
– “Toma -le dijo a la estatua- come algo. Yo estuve parado como un idiota 3 días en casa de los Rodríguez y nadie me ofreció ni un vaso de agua”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: